Herpes genital: Una enfermedad preocupante


El herpes genital es una enfermedad causada por la infección de un virus denominado herpesvirus tipo 2 (en el 70% de los casos) y herpes virus tipo 1(en el 30% de los casos). El herpes genital es una enfermedad relativamente común, presentándose con una frecuencia de 300,000 casos al año en los EE.UU.

El 60-70% de los pacientes con la infección se encuentran asintomáticos o no se percatan que sufren la infección. Los síntomas más comunes son la presencia de para qué sirve la fenazopiridina y dolorosas úlceras en la región genital, fiebre, malestar general, sensación de ardor genital, ardor al orinar (más frecuente en la mujer), dolores musculares y articulares.

La enfermedad se asocia con complicaciones como meningitis viral en pacientes con predisposición inmunológica.

Las lesiones del herpes genital, denominadas vesículas, se caracterizan por pequeñas "bolsitas" rojizas las cuales se rompen y forman ulceras, esta enfermedad se resuelve espontáneamente en un lapso de 21 días.

Se localizan en la mujer en los labios mayores o menores, el cérvix y la mucosa vaginal. En el hombre se localizan en el pene y el glande, así como en la uretra.

Los factores de riesgo


Los factores de riesgo para adquirir la enfermedad son la vida sexual activa con múltiples parejas sexuales o con personas con historia de enfermedades de transmisión sexual. La enfermedad se transmite primordialmente por vía sexual, y el riesgo de contagio es mayor de hombre a mujer que de mujer a hombre.

El riesgo calculado anual de una mujer que tiene relaciones con un hombre infectado es de aproximadamente un 30%.

El tratamiento consiste en la higiene de las lesiones, el control del dolor y de los síntomas mediante analgésicos y antiinflamatorios, evitar mantener relaciones sexuales mientras estén las lesiones presentes (aunque la enfermedad puede transmitirse aun cuando no hay lesiones aparentes).

Existe un medicamento antiviral denominado Aciclovir que actúa directamente disminuyendo la cantidad del virus, disminuyendo la duración y la severidad de la enfermedad.

Los médicos para tratar esta enfermedad son los especialistas en Medicina Interna, los especialistas en Infecto logia, o bien los especialistas en Ginecología (en el caso de la mujer) o en Urología (en el caso del hombre).