Importancia de la Vitamina E


La importancia de cualquier vitamina en la salud de los seres humanos está fuera de toda discusión. Por extensión lo que afecta positivamente a nuestra salud, por norma afectará positivamente también a nuestra belleza. Dentro del campo de la belleza, cada vez con más fuerza, vemos la aparición de productos con vitamina E para la piel.

La vitamina E no solo resulta fundamente en la regeneración celular de nuestro organismo sino que participa activamente en la mejora de nuestro sistema inmunológico ejerciendo la prevención del deterioro celular.

Un buen número de laboratorio cosméticos vistas las propiedades de esta vitamina han dedicado mucho tiempo y grandes cantidades de dinero a la hora de buscar formulaciones que contengan esta vitamina sino como elemento principal si como uno de ellos.

Así encontraremos en el mercado productos con vitamina E para la piel con funciones y resultados variados; desde la mejora de la circulación sanguínea con el correspondiente efecto tanto sobre la elasticidad de la piel y disminución y mejora de las arrugas hasta aquellos más indicados para el tratamiento de inflamaciones u incluso la mejora de la cicatrización.

Todos estos productos tienen el origen de su eficacia en la potencia regeneradora de la vitamina E sobre la piel unida a factores como protector de los rayos ubv o uva que han contribuido a una muy buena prensa general en la cosmética acerca de los beneficios del uso de la vitamina E sobre la piel.

¿Qué pasa si me falta vitamina e?


La carencia de Vitamina E en el cuerpo no suele ser frecuente y cuando lo es, habitualmente, se debe siempre a causas médicas que recomendarán un tratamiento suplementario como complemento a la causa del déficit.

La tendencia de la sociedad moderna al auto-diagnostico lleva a muchas personas a la elección de suplementos o productos que ayuden en esos ficticios diagnósticos.

Los suplementos de Vitamina E no deben ser consumidos en ningún caso sin no existe un diagnostico medico que así lo prescriba, el axioma de que darle al cuerpo más de lo que necesita es malo, también se aplica al mundo de la vitamina.

Lo normal es que una dieta equilibrada aporte todo lo que nuestro cuerpo necesita. En el caso de la vitamina E existen una gran variedad de productos que la aportan a nuestro organismo y son de consumo cotidiano.

Vitamina E en frutas y vegetales


Todos los aceites vegetales suponen un buen aporte de esta vitamina unidos a las verduras con hojas verdes o a los cereales (mejor si mantienen enteros los granos).

Los frutos secos como avellanas, cacahuetes o nueces también aportan una buena cantidad de esta vitamina (aunque cuidado con ellos si estas inmerso en alguna dieta medica complementaria).

En líneas generales y sin problemas médicos de falta de absorción, la vitamina E necesaria para nuestro organismo la obtendremos simplemente manteniendo unos hábitos alimentarios correctos.